En Barcelona existe una asociación de AA que cubre el área de Barcelona, Girona y Lleida. La función de esta asociación consiste en atender a las personas que acuden con un problema de alcoholismo e intentan ofrecerles su ayuda, bien ofreciéndoles información telefónica, bien ofreciéndoles su integración en grupos de terapias de ayuda.

El teléfono de contacto es el 93.317.77.77, y el horario de atención es de 10 a 13 h. y de 17 a 20 h. en días laborables y de 7 a 19 h. en sábados y domingos. Fuera de este horario existe un contestador automático en el que se puede dejar un mensaje con vuestro teléfono y ellos se pondrán en contacto con vosotros a la mayor brevedad posible.

En Cantabria, AL-ANON, para familiares y amigos de Alcohólicos, os podeís dirigir al siguiente teléfono 942 321 588

Si creéis que tenéis un problema de este tipo, o pensáis que algún familiar o amigo puede tenerlo, no dejéis pasar la oportunidad de ayudarle. Poneros en contacto con la asociación y en caso de no pertenecer a la provincia, ellos os dirigirán a vuestra asociación más cercana.
Pensar que estas personas han pasado por la misma situación y nadie mejor que ellos para saber cómo os podéis sentir y cómo poderos ayudar.
!!No hay nada que perder y sí mucho que ganar!!.

Generalidades sobre el tratamiento del alcoholismo:

Para interpretar en que consiste el tratamiento del alcoholismo, tenemos que definir a que se denomina alcoholismo.

El alcoholismo, también conocido como "síndrome de dependencia al alcohol", es una enfermedad que se caracteriza por los siguientes elementos:

- Deseo insaciable: el deseo o necesidad fuerte y compulsiva de beber alcohol.

- Pérdida de control: la inhabilidad frecuente de parar de beber alcohol una vez
la persona ha comenzado.

- Dependencia física: la ocurrencia de síntomas después de abstinencia tales como vómitos, sudor, temblores, y ansiedad cuando se deja de beber después de un período de consumo de alcohol en grandes cantidades. Estos síntomas son usualmente aliviados cuando se vuelve a beber alcohol o se toma alguna otra droga sedante.

El abuso de alcohol se diferencia de el alcoholismo en que éste no incluye el deseo o la necesidad compulsiva de beber alcohol, la pérdida de control o la dependencia física.

Tipos de Tratamiento del Alcoholismo

La naturaleza del tratamiento depende de la gravedad del problema de alcoholismo de la persona y de los recursos que estén disponibles en su comunidad. El tratamiento puede incluir desintoxicación (el proceso de eliminar alcohol del cuerpo sin peligro); el tomar medicamentos recetados tales como disulfiram (Antabuse o naltrexone) para ayudar a prevenir el volver a beber alcohol una vez que se ha dejado de beber alcohol y consejería individual o de grupo. La consejería también le ayuda a desarrollar otras estrategias para enfrentarse a estas situaciones y sentimientos sin incluir alcohol.

Debido a que la participación de la familia es importante en el proceso de recuperación, muchos programas ofrecen consejería matrimonial como parte del proceso de tratamiento.


Tratamiento de la intoxicación aguda por alcoholismo:

-Proporcionar al paciente un ambiente tranquilo evitando la luz y el ruido.

-Si la intoxicación no es severa y el paciente tiene lucidez y colabora, administrarle líquidos con azúcar y complejo B.

-Si la intoxicación es grave o el paciente no está lúcido, descartar daño o afectación neurológica y medicar por vía inyectable.

-Tratar con benzodiacepinas si hay excitación psicomotriz.

-Mantener al paciente abrigado, para mantener la temperatura corporal, ya que la vasodilatación periférica que produce el alcoholismo agudo disminuye el calor interno del cuerpo.

-Administrar suero glucosado y fisiológico por vía intravenosa

-Administrar suero glucosado hipetónico en caso de hipoglucemia (disminución del azúcar en sangre).

Tratamiento de la intoxicación crónica :

-Suprimir totalmente la ingesta de bebidas alcohólcas.

-Tratar el síndrome de abstinencia con vitaminoterápia (Complejo B y C).

-Usar benzodiacepinas si existen síntomas de ansiedad o de agitación motriz.

Tratamiento de la psicopatología asociada :

-Encefalopatias alcohólicas y/o Alucinación alcohólica: Se debe indicar la internación en un centro médico (hospital o sanatorio) donde pueda recibir el paciente una nutrición adecuada (macro y micronutrientes), las vitaminas correspondientes (complejo B y C) y tratamiento para el Sistema Nervioso Central, con benzodiacepinas.

-Epilepsia alcohólica: abstinencia alcohólica, usar solo antiepilepticos si el paciente se mantiene astemio y uso de benzodiacepinas

-Trastornos depresivos: antidepresivos

Tratamiento del sindrome de abstinencia :

-Si es leve, no suele necesitar tratamiento; desaparece a las 48 horas

-Si es grave (Delirium tremens): es necesario que se indique la internación del paciente, con adecuado régimen dietético y vitaminico, rehidratación, vigilancia y evaluación de de los episodios febriles y si es necesario apelar a los medicamentos sedantes.

TRATAMIENTO DEL ALCOHOLISMO POR MÉTODO PSICOLÓGICO:

Psicoterapia: Con el objetivo que el paciente pueda controlar la baja tolerancia a la frustración, las ideas de indefensión y la sensación de culpa. Información sobre el alcoholismo y enseñanza sobre las crisis personales. Empleo de técnicas sobre programas de autorrefuerzos por éxitos graduales y del refuerzo de familiares y amigos. Identificar situaciones de riesgo y poder afrontarlas. Identificar la secuencia de conductas hacia la adicción, para poder cortarla en los primeros eslabones.

Terapia de Grupo: Empleo de entrenamiento de habilidades sociales. Entrenamiento de relajación, habilidades sociales en un contexto que simula situaciones reales o posibles.

Psicoterapia de apoyo: Facilitar la expresión de emociones, facilitar la toma de conciencia del problema y apoyar defensas neuróticas más adaptativas.

Psicoterapia grupal dinámica: Se facilita la expresión libre de conflictos y su resolución en una línea similar a la terapia cognitiva-conductual de grupo, aunque es menos directiva que aquella para evitar la posible dependencia del grupo o terapeuta.

Terapia familiar: Se enfoca con un criterio sistémica el funcionamiento de la familia como un sistema y se trata de analizar la “disfunción familiar” que origina el paciente alcohólico dentro de su entorno.

Grupos de apoyo o de autoayuda: El más representativo son las Asociaciones de Alcohólicos Anónimos. Generalmente trabajan en un contexto grupal y en el manejo de situaciones de riesgo.

Alcohólicos Anónimos: todos los programas de tratamiento indican, que es imprescindible la concurrencia del paciente a todas las reuniones de Alcohólicos Anónimos (AA), el cual se autodefine como "una asociación mundial de hombres y mujeres que se ayudan mutuamente a mantenerse sobrios (sin beber alcohol). "Mientras que AA es generalmente reconocido como un programa efectivo de ayuda mutua para alcohólicos en recuperación, no todas las personas responden positivamente al estilo y mensaje de AA, por lo que hay otras estrategias disponibles. Hasta las personas que son ayudadas por AA usualmente encuentran que AA funciona mejor en combinación con otros elementos de tratamiento tales como la consejería y la asistencia médica.

Consumir alcohol no sólo deteriora la salud de la persona que tiene esa adicción sino también la degrada como tal, le arruina su vida. En los grupos de alcohólicos anónimos, quienes desean recuperarse encuentran un ámbito de contención porque se reconocen en otros que pasaron por lo mismo.


"El diablo me tenía vivo por medio del alcohol. Cuesta mucho aceptar esta enfermedad pero no nos damos cuenta de que nos cuesta la vida. Pero gracias a Dios no fue tarde cuando me di cuenta; llegué justo. Ahora puedo pensar por 24 horas, actuar, trabajar, compartir".
La reflexión es parte del testimonio que hoy puede dar César, de algo más de 40 años, quien desde hace un año y medio concurre a uno de los grupos de Alcohólicos Anónimos (AA) que funcionan en la ciudad: Amistad. Llevaba más de tres décadas de alcoholismo -"más años que de vida", reconoció- cuando decidió cambiar, admitir su enfermedad y pedir ayuda.


"Le había hecho de todo a mi familia y lo único que faltaba era agarrar un arma y matarme o matarlos; ésa era la verdad", confesó, al tiempo que recordó que "pasaba días tirado en la cama sin comer porque mi estómago no aguantaba más nada, con temblequeos, sudoración, y me costaba caminar. También andaba mal en mi trabajo y gracias a Dios no lo perdí a pesar de que tenía una citación para ser despedido. Hice mucho, mucho daño".


Sin embargo, explicó que "un día me levanté de la cama, me di un baño y le dije a mi mujer que me iba a internar, a buscar ayuda. A mi mamá nunca la vi llorar y ese día fue cuando más la vi llorar cuando me dijo que prefería que se muera una madre, no un hijo. Eso no fue lo que me hizo decidir recuperarme pero me ayudó".


Pasó 15 días internado en una clínica para desintoxicar su cuerpo del alcohol y posteriormente comenzó a participar de las reuniones del grupo Amistad, de alcohólicos anónimos. "Desde que empecé a ir al grupo inicié una nueva vida; la de atrás la dejé pero no la olvido. Conozco el fracaso y todo lo que me hizo el alcohol y me di cuenta en AA que es una enfermedad que va avanzando", reconoció.


Recordar cómo estaba hace un año y medio, cuando tomó la decisión de pedir ayuda, le permite tener fuerzas para seguir apostando a la sobriedad, a tener la voluntad de no levantar esa primera copa. "Fue fulminante, era un desastre: pasé por lo más bajo. Sufrí mucho e hice sufrir mucho. Por ahora, nada me va a sacar el dolor que llevo adentro", relató.


Al analizar su pasado, César advirtió que tomó su primera copa cuando tenía menos de 6 años. "En ese tiempo estaba el Blanco Esmeralda, un vino muy dulce y fresquito. Mi papá era albañil y le pedí que me diera a probar para saber qué gusto tenía. Y me gustó. Ése fue el primer trago que recuerdo, aunque fue algo progresivo y no de golpe. Va progresando a medida que uno va avanzando en la edad".


Pautas para el cambio


"Si quiere seguir bebiendo es cosa suya; si quiere dejar de beber es cosa nuestra" es el lema del grupo Amistad que realiza sus reuniones en la Iglesia La Merced de nuestra ciudad. Es uno de los tantos que se formaron para dar contención a quienes toman la decisión de dejar el alcohol y concurrir voluntariamente a estas reuniones.


Marta, de 56 años, también participa de Amistad y lleva 10 años sin alcohol gracias a su voluntad de obedecer las 12 pautas (pasos y tradiciones, según las llaman) que tienen los grupos de AA.


"Me propongo cada 24 horas no levantar esa primera copa porque era la que me hacía mal, la que hacía que siguiera consumiendo. En las reuniones nos contamos nuestras experiencias y leemos la literatura que tenemos sobre el tema", explicó.


También reconoció que "estos pasos nos permiten día a día ir entendiendo que podemos volver a ser seres humanos, personas, abuelos, padres, madres, esposas. También nos permite recuperar los afectos porque el alcohol nos hace perder todo. El alcohólico hace sufrir muchísimo a su familia y hay muchas historia de matrimonios separados por esta causa o situaciones de violencia, porque la persona cambia".


Soledad y descontrol


Al igual que César, Marta aseguró que tomaban alcohol a escondidas y que cambiaba mucho su humor y personalidad cuando bebían. "No era bolichero y no me gustaba que me vieran en la vía pública. Siempre tomaba solo. Incluso, cuando iba a los cumpleaños o casamientos tomaba lo necesario y después me escapaba con cualquier pretexto e iba a tomar en casa. Era muy solitario. En la última etapa sí salía a tomar y también tomaba mucho cuando quedaba solo, más descontroladamente. Parecía que estaba en el cielo y era el infierno", contó César.

Y continuó: "Me afectaba mucho cuando me descubrían. El indio se me iba arriba y me enojaba más cuando me tiraban el vino. Era muy cínico con la lengua, no era de pegar ni agarrar cuchillo. Pero con la boca era terrible. Me llegué a pelear con los jueces a causa del alcohol y no me ganaban".


En tanto, Marta admitió que el alcohol la hizo una madre pegadora y gritona y reconoció que también hizo daño a los suyos. "Yo era una alcohólica recluida; tomaba dentro de mi casa para que nadie supiera, para que nadie me viera. Me ocultaba hasta que reconocí mi enfermedad y me acerqué al grupo a pedir ayuda. La mujer es la que más padece esta enfermedad. Como yo, casi todas llegan al grupo creyendo que tomaban porque les gustaba. Pero luego el alcohol se fue haciendo una enfermedad en mí, lenta y progresivamente. Incluso muchas veces es mortal", aseguró.
Si seguía, me moría


César admitió que "el alcoholismo es una enfermedad para toda la vida. Las recaídas las conocí antes de estar en AA porque le decía a mi familia que dejaba de tomar. Pero lo hacía durante un tiempo y era mentira. Volvía a probar y se me iba la medida".


Asimismo, contó que "cuando tomaba era otra persona y hoy en día lo puedo contar. Lo primero fue aceptar que soy enfermo alcohólico, algo que no tengo vergüenza de decir ante mi familia. Yo sé lo que sufrí y lo que me hizo el alcohol. Además, gastaba plata en alcohol y no me fijaba y hoy me doy cuenta que es un sueldo aparte. Cuando me iba a los boliches tomaba y después no me acordaba cuánto había gastado cuando se me pasaba la curda. Decía mentiras con la plata que me faltaba: que me la habían sacado, que la había perdido, pero me la había gastado".


Y concluyó: "Tuve que aceptar mi enfermedad porque no tenía otra solución: si seguía tomando moría. Tenía todos los síntomas y gracias a Dios estoy conforme con esta vida nueva porque sirvo y me agrada cuando me dicen que me ven bien. Son cosas que uno va cosechando".
Por eso, Marta afirmó que "la enfermedad te lleva a tres lugares: a un hospital porque desata una cirrosis; a un psiquiátrico por la locura que desencadena al ser una enfermedad emocional, mental, física y espiritual, cambiando la autoestima de la persona; o a la muerte. El alcoholismo ataca al hombre y a la mujer y no discrimina el nivel social".


Mentiras y vergüenza


Tony es otro de los concurrentes al grupo Amistad. Desde su experiencia, opinó que "ésta es la enfermedad de la vergüenza y de la negación. Somos muy aficionados a la mentira y hacemos mentir a nuestros familiares. El alcohólico es el único enfermo que le discute al médico cuando le dice que es alcohólico, que los análisis le advierten que tiene esta enfermedad.

Generalmente, los lunes hacemos llamar a nuestros familiares al trabajo para decir que nos duele la espalda, tenemos diarrea u otra enfermedad. Respecto a los 12 pasos y tradiciones que sirven a los integrantes de AA para lograr el cambio, Marta opinó que "con ellos aprendemos a ser humildes, honrados, honestos con nosotros mismos primero y después con los demás. El primer paso dice que debemos aceptar que somos enfermos, tomar conciencia de eso porque la recuperación nos sirve a nosotros y luego a nuestros familiares. En un principio, quizás no nos comprendan pero luego sí".


Tony planteó que "el segundo paso nos dice que debemos admitir que hay algo superior a nosotros que hace que no vamos a levantar esa primera copa y por eso nadie obliga que seamos católicos, evangelistas o de otras religiones. El cuarto paso nos dice que debemos hacer un inventario de nosotros mismos, meditando sobre lo que nos pasa, pero siendo honestos, humildes y sinceros con nosotros mismos".


Y concluyeron: "El cambio no cuesta dinero sino la voluntad de la persona. Nos ayuda a vivir. Pero algunas personas van un par de veces y después dejan de ir al grupo. Cada uno se recupera como quiere y como puede. Tienen que concurrir voluntariamente al grupo, adonde sólo tienen que dar su nombre o, incluso, a veces dan uno ficticio".




Programa internacional


Alcohólicos Anónimos (AA) a nivel mundial fue creado el 10 de junio de 1935 cuando un corredor de bolsa y un médico, en Acron, Estados Unidos, descubrieron que contándose sus vivencias pudieron empezar a dejar de tomar.


Ambos comenzaron a trabajar juntos para formar lo que hoy es AA, institución que recibe el nombre de un libro que fue publicado en 1939, que contiene todas las recomendaciones que deben poner en práctica los grupos en el mundo.


En el mundo hay más de 3 millones de personas en esta comunidad, distribuidas en 150 países, y funcionan unos 90.000 grupos en el mundo. En Argentina, la institución funciona desde hace 55 años.


Es una comunidad de hombres y mujeres, sin fines de lucro, para ayudar a otros alcohólicos a alcanzar el estado de sobriedad. No recibe subsidios de otros que no pertenezcan a la institución, y el único requisito para ser miembro es el deseo de dejar la bebida.


El grupo Amistad funciona en avenida Freyre y Moreno (Iglesia La Merced), primer piso, primer salón, lunes, martes, jueves y viernes, de 20 a 21.30. Sus integrantes comentaron que "hay reuniones abiertas y otras cerradas al grupo. En ellas volcamos nuestras experiencias y les damos fortaleza y confianza en sí mismos a aquellos que recién ingresan al grupo, para quedarse. Somos un puente directo de confianza del alcohólico, que no tiene con el médico, con el clérigo ni con su familia. Tiene esa confianza sólo con otro alcohólico porque se reconoce en él al hablar. No pertenecemos a ninguna religión sino que nos llamamos hermanos por el dolor que compartimos. Todas las noches tenemos entre 15 y 20 miembros".


Mariana Rivera

¿ES Alcoholicos Anonomos para usted?

Solamente usted puede tomar la decisión de probar en A.A., si le parece que el programa le puede ayudar.

Nosotros, los miembros de A.A., llegamos al programa porque reconocimos finalmente que no podíamos controlar nuestro modo de beber. Al principio estábamos poco dispuestos a admitir que nunca podíamos beber sin peligro. Pero los miembros experimentados de A.A. nos dijeron que sufríamos una enfermedad. 

¡Así nos había parecido durante largos años!. Nos enteramos de que mucha gente se sentía afligida por los mismos sentimientos de culpabilidad, soledad y desesperación que nosotros teníamos. Descubrimos que esos son síntomas de la enfermedad del alcoholismo.

Tomamos la decisión de tratar de enfrentarnos con las dificultades que la bebida nos había causado. A continuación se encuentran algunas de las preguntas que tratamos de contestar con sinceridad. Si respondíamos SI a cuatro o más, lo tomábamos como indicador de que teníamos un grave problema con la bebida. Ensáyelo usted. Recuerde, no es ninguna vergüenza admitir que se tiene un problema.

1. ¿Ha intentado alguna vez dejar de beber durante una semana o más, sin haberlo conseguido?

La mayoría de nosotros hicimos toda clase de promesas a nos-otros mismos y a nuestras familias. No pudimos cumplirlas. Luego llegamos a A.A. y nos dijeron: «Trate de no beber hoy». (Si no bebe hoy, no se podrá emborrachar).

2. ¿Le fastidian los consejos de otras personas respecto a su  forma de beber?

En A.A. no se imponen consejos a nadie. No hacemos más que relatar nuestras experiencias con la bebida, los líos en que nos habíamos metido y como conseguimos dejar de beber. Nos agradaría ayudarle, si es que lo desea.

3. ¿Ha cambiado de una clase de bebida a otra con ánimo de evitar las borracheras?

Intentamos multitud de trucos. Tomábamos bebidas aguadas. Tomábamos solamente cerveza. No tomábamos cócteles. Bebíamos solamente los fines de semana. todo lo que se puede imaginar, ya lo habíamos experimentado. No obstante, si tomábamos algo que contuviera alcohol, casi siempre acabábamos emborrachándonos.

4. ¿Durante el pasado año ha tomado alguna copa al levantarse por la mañana?

¿Necesita un trago o antes de comenzar a trabajar o para quitar los temblores? Esta suele ser una indicación bastante segura de que uno no es un «bebedor social».

5. ¿Tiene envidia de las personas que pueden beber sin meterse en líos?

Alguna que otra vez la mayoría de nosotros nos hemos pre-guntado por qué no somos como la mayor parte de la gente que puede realmente tomarlo o dejarlo.

6. ¿Ha tenido algún problema relacionado con la bebida durante el año pasado?

¡Sea sincero!. Los médicos dicen que si tiene un problema con el alcohol, éste va a empeorar, nunca mejorar. Al final morirá o acabará en una institución en donde pasará confinado lo que le quede de vida. La única esperanza está en dejar de beber.

7. ¿Ha causado su forma de beber dificultades en casa? 

Antes de ingresar en A.A., la mayoría de nosotros solíamos decir que bebíamos a causa de problemas perso¬nales o dificultades en nuestros hogares. No se nos ocurrió nunca pensar que con la bebida hacíamos todo cada vez pe¬or. Con beber nunca se solucionaron.


8. ¿En reuniones sociales, trata usted de conseguir tragos «extras» por temor a no tener suficiente?

La mayoría de nosotros solíamos tomar «unos cuantos» tragos antes de ir a una fiesta, si suponíamos que no íbamos a tener suficiente. Y si no nos servían con la suficiente rapidez, íbamos a otro sitio a conseguir más.

9. ¿Sigue usted diciendo que puede dejar de beber en el momento que quiera, a pesar de que se sigue emborrachando cuando no quiere?

Muchos de nosotros nos engañábamos, diciendo que bebíamos porque queríamos beber. Después de entrar en A.A., descubrimos que una vez que comenzábamos a beber, no podíamos parar.

10. ¿Ha faltado a su trabajo o a la escuela a causa de la bebida?

Muchos de nosotros, admitimos ahora, que a menudo nos ausentábamos «por estar enfermos», cuando en realidad habíamos cogido una borrachera, o estábamos con la resaca del día anterior.

11. ¿Ha tenido «lagunas mentales»?

¿Ha pasado horas o días bebiendo sin lograr recordar lo que hizo o lo que sucedió? Al entrar en A.A., descubri­mos que ésto era un factor importante para aceptar nuestro alcoholismo.

12. ¿Ha pensado que llevaría una vida mejor si no bebiera?

Muchos de nosotros empezamos a beber porque la bebida nos hacía ver la vida más agradable, por lo menos durante algún tiempo. Luego nos encontramos atrapados y recurri­mos a A.A. Estábamos hartos de estar hartos.

 
En en enunciado de A.A. se dice: "para ser miembro de A.A. no se pagan honorarios ni cuotas, nos mantenemos con nuestras propias contribuciones". Esto queda mejor aclarado en la Séptima Tradición: "Todo grupo de A.A. debe mantenerse a sí mismo, negándose a recibir contribuciones de fuera".
Quizás esto, así expresado, pueda no ser entendido, pero sí lo será si tenemos en cuenta que las Tradiciones de Alcohólicos Anónimos se fueron perfilando con el análisis objetivo de las experiencias vividas tanto a nivel personal como de Grupo.
La política de autofinanciación es, por experiencia, muy positiva, pues A.A. es consciente del poder que tiene el dinero para dividir a las personas; por eso, el carácter fundamental de la Comunidad es espiritual y no material.
Los Grupos de A.A. para su propio funcionamiento y para mantener la estructura de servicios que han creado, no necesitan de grandes cantidades de dinero, y así es costumbre en las Reuniones de A.A. "pasar una bolsa" en la que cada alcohólico pone la cantidad con la que desea contribuir anónimamente.

El Anonimato es la base espiritual de todas nuestras Tradiciones, recordándonos siempre, que debemos anteponer los principios a las personalidades.
Si consideramos la historia de A.A. desde su origen en 1935 hasta hoy en día, veremos claramente que el Anonimato tiene dos funciones diferentes pero de igual importancia.
A nivel personal, el Anonimato da protección a todos los miembros para no ser identificados como alcohólicos, una salvaguarda a menudo de especial importancia para el recién llegado.  
A nivel de prensa, TV, radio, cine, el Anonimato hace destacar la igualdad, dentro de la Comunidad, de todos los miembros, refrenando a las personas que pudieran explotar su afiliación a A.A. para conseguir fama, poder o provecho personal.
A lo largo de los años, el Anonimato ha resultado ser uno de los mejores regalos que A.A. puede ofrecer al alcohólico que aún sufre. Aunque el estigma ha ido disminuyendo poco a poco, a la mayoría de los recién llegados, el admitir su alcoholismo todavía les resulta tan penoso que lo pueden hacer en un ambiente protegido. El Anonimato es esencial para crear ese ambiente de confianza y franqueza.

Alcohólicos Anónimos no hace campañas de promoción para captar miembros. OFRECE ayuda a los alcohólicos que quieren lograr su sobriedad.

No hace seguimiento de sus miembros. No les vigila para comprobar que no beben AYUDA a los alcohólicos a ayudarse a sí mismos.

No es una organización religiosa. Cada miembro puede tener y desarrollar sus propias ideas sobre el sentido de la vida.

No es una organización de carácter médico. No proporciona medicamentos ni diagnósticos, ni servicios psiquiátricos.

No dirige ni tiene hospitales o centros sanitarios; no suministra servicios de hospitalización.

No está afiliada a ninguna otra organización. Pero coopera con organizaciones que combaten el alcoholismo. Algunos miembros trabajan en estas organizaciones, pero siempre lo hacen a título personal; nunca como representantes de Alcohólicos Anónimos o en su nombre.

No acepta dinero de fuentes ajenas, sean públicas o privadas.

No ofrece servicios de asistencia social. No proporciona alojamiento, comida, trabajo o dinero; AYUDA a los alcohólicos a mantenerse sobrios para conseguir estas cosas por sí mismos.

Por el principio de anonimato, incluido en el propio nombre de la Comunidad, Alcohólicos Anónimos no quiere que se revele el nombre de sus miembros por la radio, prensa o TV. Por eso mismo, los miembros de Alcohólicos Anónimos nunca revelan el nombre de otros miembros a personas de fuera. Pero los miembros de Alcohólicos Anónimos no están avergonzados por serlo. Únicamente quieren MOTIVAR a otros alcohólicos a que busquen ayuda en la Comunidad y no pretenden ser considerados como héroes o heroínas sólo por cuidar de su propia salud.

Alcohólicos Anónimos no proporciona certificaciones ni cartas de recomendación a órganos penitenciarios de libertad condicional, autoridades judiciales, empresas, instituciones sociales, etc.

¿Qué es A.A.?

Alcohólicos Anónimos es una Comunidad mundial de hombres y mujeres que se ayudan unos a otros a permanecer sobrios. Ofrecen la misma ayuda a cualquiera que tenga problemas de bebida y quiera hacer algo al respecto. Como todos son alcohólicos, tienen una especial comprensión entre ellos. Saben cómo se siente estar enfermo y han aprendido en A.A: cómo recuperarse de la enfermedad.

Los miembros de A.A. dicen que ellos SON alcohólicos hoy, aún cuando no hayan tomado un trago por muchos años.No dicen "estar sanados". Una vez que la persona ha perdido la habilidad para controlar la bebida, nunca más podrá volver a beber normalmente o, en otras palabras, ellos nunca serán ex-alcohólicos. Pero en A.A. se convierten en alcohólicos sobrios o alcohólicos RECUPERADOS.

Alcohólicos Anónimos es una comunidad extendida por todo el mundo, cuyos hombres y mujeres se ayudan unos a otros a mantener su sobriedad y que comparten libremente la experiencia de su recuperación con otros que puedan tener problemas con la bebida y desean solucionarlos. El Programa de A.A. se basa en Doce Pasos sugeridos diseñados para la recuperación personal del alcohólico.

Puesto que todos los miembros de A.A. son alcohólicos, existe una comprensión especial entre ellos; saben muy bien cómo se siente un enfermo alcohólico que aun bebe y han aprendido a recuperarse del alcoholismo en A.A.

Los alcohólicos anónimos continúan identificándose como alcohólicos aún cuando llevan varios años sin probar el alcohol; no dicen que están «curados». Saben que cuando una persona pierde la capacidad de controlar su forma de beber, no podrá volver a hacerlo de forma controlada. Dicho de otra manera, nunca puede convertirse en un «ex-alcohólico». Sin embargo, en A.A. puede llegar a ser un alcohólico sobrio, un alcohólico en recuperación.

Desde su fundación en 1935, millones de hombres y mujeres han oído o leído acerca de la Comunidad de Alcohólicos Anónimos. De estos millones, se calcula que hay alrededor de 100.000 grupos y más de 2.000.000 de miembros en 150 países. Gente que una vez bebían en exceso, finalmente tuvieron que reconocer su impotencia ante el alcohol, y ahora llevan una nueva forma de vida sin beber. Varios cientos de miles de alcohólicos han obtenido su sobriedad en A.A. no obstante, los miembros se dan cuenta que el programa no siempre es eficaz para todos los alcohólicos y que algunos pueden necesitar asesoramiento o tratamiento profesional.

A.A. se interesa exclusivamente en la recuperación y la sobriedad continuada de los alcohólicos individuales que recurren a la comunidad para pedir ayuda. No participa en la investigación del alcoholismo ni en tratamientos médicos o psiquiátricos, y no apoya a ninguna causa (aunque los miembros de A.A. pueden hacerlo a título personal).

La Comunidad ha adoptado una política de «Cooperación pero no Afiliación» con otras organizaciones interesadas en el campo del alcoholismo. Alcohólicos Anónimos sé autofinancia por medio de las aportaciones voluntarias de sus miembros, y no acepta contribuciones de fuentes ajenas. Los miembros de A.A. mantienen su anonimato personal a nivel de prensa, radio, televisión y demás medios de comunicación social.

No es una Organización Religiosa.

Tal vez su alcohólico crea que A.A. es una organización evangelista, que recalca la religión y los sermones. De nuevo, la verdad es muy diferente. A.A. se ha descrito esencialmente como un programa espiritual, y es verdad que no ofrece ayuda material, como lo haría una agencia de asistencia social. Pero no es bajo ningún concepto una organización religiosa. No pide a sus miembros que mantengan ningún credo formal o que hagan ningún rito, ni siquiera que crean en Dios.

Sus miembros pertenecen a toda clase de iglesias. Muchos no tienen ninguna afiliación religiosa. A.A. pide solamente que sus miembros mantengan una amplitud de ideas y que respeten las creencias de los demás. A.A. dice que el alcoholismo, además de ser una enfermedad física y emocional, es también hasta cierto punto un trastorno espiritual. Debido a que la mayoría de los alcohólicos no han podido manejar las cosas por sí mismos, parece que encuentran una terapia eficaz al entregar sus destinos a un poder superior a ellos mismos. Muchos A.A. llaman a este poder "Dios".

Otros consideran al grupo de A.A. como el poder en que pueden confiar. La palabra "espiritual" en A.A. puede interpretarse con la amplitud que el individuo desee. En las reuniones de A.A., uno siente, sin duda, un cierto espíritu de unión. Hay que destacar el hecho de que el único requisito para ser miembro de A.A. es el deseo de dejar la bebida. Nada más. A.A. no exige juramentos ni compromisos personales de ninguna clase. Durante sus días de bebedores, muchos A.A. hicieron votos solemnes, juramentos de abstinencia, y muchos frecuentemente lograban abstenerse ‹ sin resultados perdurables. El enfoque de A.A. es más práctico. Se basa en la idea de que cada bebedor problema, en una u otra época, ha pasado, por lo menos, 24 horas sin beber. Por esto, los miembros no se comprometen a dejar de beber para siempre, ni por ningún plazo largo de tiempo. Se dan cuenta de que hoy no se puede hacer nada respecto al trago que deseen mañana.

Los A.A. se concentran en mantenerse sobrios hoy ‹ durante estas 24 horas. Del mañana se ocuparán cuando llegue. Debido a que asistir asiduamente a las reuniones de A.A. desempeña una parte decisiva en el mantenimiento de la sobriedad, los seres queridos de un alcohólico tal vez se preguntarán dónde encajan ellos dentro del programa de recuperación. Algunas de estas personas asisten a las reuniones abiertas de A.A. Les deparan una oportunidad para participar en el viaje del alcohólico hacia una vida sana. Ofrecen también la oportunidad de ver cómo otra gente está respondiendo al reto de vivir con un bebedor problema que ya no bebe. Las reuniones de Al-Anon, anteriormente mencionadas, les ofrecen otras oportunidades para reunirse y hablar de sus problemas con gente que se encuentra en circunstancias similares a las suyas. Es probable que la mayoría de la gente, al asistir a una reunión de A.A., así como en sus contactos con miembros de la Comunidad, se impresione mucho con la frecuencia con que la gente ríe y con el ambiente de camaradería calurosa y de buen humor que existe. Esto es característico de A.A. Por lo general, los miembros toman su alcoholismo en serio, pero no a sí mismos. Una parte del proceso de recuperación es reírse de las experiencias que una vez le hicieron llorar.

Llegar a convertise en una persona dependiente del alcohol o alcohólico es un proceso. Puede tomar varios años y se pasa por tres etapas:

1.Etapa pre-alcohólica

* La persona aprovecha todas las ocasiones para beber que se presentan en el grupo social.
* Bebe a escondidas, más que en grupo.
* Evita hablar sobre alcohol.
* Siente ocasionalmente culpa y remordimientos.
* Tiene lagunas mentales después de ingerir cantidades medias de alcohol, sin haber mostrado signos de intoxicación.
* Convierte todas las circunstancias en pretextos para beber.
* Bebe con avidez y/o de un solo golpe.

2. Etapa alcohólica

* No puede detenerse cuando se pone a beber.
* Pierde el control sobre la bebida.
* Se altera fácilmente.
* Tiene períodos de euforia y tiempos de depresión.
* Los sentimientos se apaciguan.
* Se despreocupa de sí mismo.
* No le importa cómo anda, cómo se viste. Descuida su aspecto y vestuario.
* Niega tener problemas con el alcohol.

3. Fase Avanzada Crónica

* Aunque esté botado y delirante, niega tener problemas con el alcohol.
* Tiene síndromes físicos de la enfermedad.
* Tiene complicaciones psiquiátricas.
* Tiene complicaciones crónicas:
o Pancreatitis.
o Hepatitis.
o Cirrosis hepática.
o Insuficiencia cardíaca.
o Abscesos pulmonares.
o Polineuritis.
o Miopatías.
o Alteraciones cutáneas
o Deficiencias nutricionales.
o Lesiones en el sistema nervioso central
o Complicaciones psiquiátricas y conductuales.

El alcohol que se ingiere recorre el cuerpo de la cabeza a los pies. Atraviesa el intestino, entra al sistema circulatorio propagándose a través de las células e invadiendo lo que encuentra a su paso.
Efectos del alcohol en el cerebro

* Se ha comprobado que cambia la acción de los neurotransmisores alterando su forma y función.
* El alcohol daña irreversiblemente las células cerebrales.
* Enfermedad de Wernicke-Korsakoff, debido a la falta de vitamina B1, que afecta sentimientos, pensamientos y memoria. Cambios en la visión, pérdida de coordinación muscular y alucinaciones. La persona confunde la realidad con sus invenciones.

Efectos del alcohol en el corazón

* El alcohol en dosis altas eleva la presión sanguínea y produce daño al músculo cardíaco.
* En algunos casos provoca miocarditis (inflamación de las fibras musculares del corazón).
* Debilita la musculatura cardíaca y por tanto, la capacidad para bombear sangre.

Efectos del alcohol en el estómago

* El uso constante aumenta la producción del ácido gástrico que puede producir úlceras y hemorragias.
* El cáncer al estómago ha sido relacionado con el abuso del alcohol.
* Esofagitis: Inflamación del esófago.
* Las paredes del estómago sufren irritación e inflamación.
* Úlcera péptica: Las zonas musculares son expuestas a dolores y perforaciones.

Efectos del alcohol en el páncreas

* Puede producir pancreatitis aguda, que es una enfermedad severa con peligro de muerte.
* Puede provocar pancreatitis crónica, que es una enfermedad que se caracteriza por un intenso dolor permanente, que además puede generar el abuso de drogas para calmarlo.
* Pancreatitis.
* Diabetes.
* Peritonitis.

Efectos del alcohol en el hígado

* El hígado es el órgano más dañado debido a que su acción es metabolizar el alcohol, desdoblándolo a otras sustancias.
* Al irritarse la célula hepática es posible que se produzca hepatitis alcohólica, que consiste en la inflamación y destrucción de las células hepáticas.
* Desnutrición.
* Higado graso.
* Ictericia: La piel adquiere un tono amarillento, así como la esclerótica (la parte blanca de los ojos)
* Cirrosis hepática. Esta es el producto de la muerte celular que lleva a la degeneración del órgano, por la destrucción irreversible de sus células.
* Edemas: Acumulacion de líquido en las extremidades

Efectos del alcohol en la sangre

* Inhibe los glóbulos blancos y rojos.
* Sin la suficiente cantidad de glóbulos rojos para transportar oxígeno, el cuerpo se ve afectado de anemia.

Efectos del alcohol en el sistema inmunológico y reproductor

* La falta de glóbulos blancos origina una falla en el sistema inmunológico, aumentando el riesgo de infecciones bacterianas y virales.
* Disminuye la líbido y la actividad sexual.
* Puede causar infertilidad e impotencia en el hombre.
* Desarrolla glándulas mamarias en el hombre y en las mujeres altera las hormonas femeninas.
* En la mujer trastorna el ciclo menstrual e infertilidad.

Efectos del alcohol en el embarazo

* No beba alcohol durante el embarazo.
* El abuso del alcohol en el embarazo puede desencadenar el Síndrome Alcohólico-Fetal. Es decir, el retardo del crecimiento, alteración de rasgos cráneo-faciales, malformaciones cardíacas, malformaciones hepáticas, malformaciones renales y malformaciones oculares.
* Sin embargo, el mayor daño se produce en el sistema nervioso central del feto, lo que puede generar retardo mental.

Introducción al alcoholismo femenino

Hasta hoy los problemas de bebida en las mujeres han sido, en gran medida, ignorados. Por mucho tiempo el alcoholismo ha sido una enfermedad de hombres. Algunas autoridades creen que la mujer nunca ha tenido tantos problemas de beber como el hombre, pero el caso es que las mujeres han dudado más en buscar ayuda, debido al juicio más severo de la sociedad.

Atrapada por la imagen mito de "perdida", las mujeres sufren doblemente al ser consideradas no sólo como enfermas, sino también como inmorales. No es de sorprender que las mujeres alcohólicas y sus familias se esfuercen por ocultar, enmascarar y negar el problema.

Causas del alcoholismo femenino

No hay una sola causa para el alcoholismo del hombre y la mujer; en esto todo el mundo está de acuerdo. Es más, la mayoría de los expertos concuerdan en que todos los alcohólicos sufren una carga poco usual de tensión y carencias en su vida. Las mujeres, como grupo, sufren bastantes presiones, y algunas de éstas son muy diferentes a las que afronta el hombre. Ya que los roles tradicionales que la sociedad ha definido para mujeres y hombres determinan una conducta completamente distinta, además de objetivos, imagen propia, y experiencias de vida, las mujeres enfrentan ciertos problemas en común que no son válidos para los hombres.

Desde la niñez las mujeres han sido educadas como el "segundo sexo" o "sexo débil", que espera realizar su propia valía a través, primariamente, de sus relaciones con hombres, más que por sus propios méritos y actividades. Hasta hace poco tiempo, las mujeres rara vez eran estimuladas a desarrollarse como personas independientes, con una identidad definida y fuerte. Esto no quiere decir que los problemas de la bebida de la mujer se deriven completamente de su papel en la sociedad, pero independientemente de lo que hagan de su vida, no pueden escapar del juicio de que, básicamente, están en "inferioridad por ser mujeres".

Las investigaciones muestran repetidamente que las mujeres beben, en primera instancia para calmar su soledad, sentimientos de inferioridad, y conflictos acerca de su rol sexual, independientemente de su estilo de vida.

La mujer alcohólica en el hogar

Muchas mujeres obtienen gran satisfacción de su papel de madres y amas de casa de tiempo completo. Pero esto lleva a otras a beber. No todas las mujeres tienen interés en cuidar un hogar. No obstante, muchas abandonan sus carreras, debido a la presión por tener que asumir un papel tradicional. No es un compromiso fácil de adquirir.

Sentirse atrapada en un estilo de vida que no está de acuerdo con sus intereses y objetivos reales, hace sentir a algunas mujeres cada vez más agobiadas por la frustración y la rabia; al mismo tiempo, se sienten terriblemente culpables por desear una vida fuera del hogar. Presas en un conflicto paralizante, no tardan en descubrir que un par de tragos en la vía rápida para disolver los sentimientos de ansiedad.

Empiezan así a depender más y más del alcohol que las protege de sus propios sentimientos. Antes de que se den cuenta, están sintiéndose apoyadas por dosis regulares de alcohol, simplemente para "pasar el día". Sin saberlo, se han convertido en alcohólicas.

El síndrome del nido vacío y el alcoholismo

Otra situación a menudo descrita en relación con el ama de casa alcohólica es el "síndrome del nido vacío" o "síndrome de carencia del nido". Los hijos crecen y dejan el hogar; una enfermedad seria conmueve a la familia; un divorcio inesperado ocurre. Para muchas mujeres, el hogar, centro de sus vidas, desaparece repentinamente. Tienen pocos recursos, ningún trabajo, pocos amigos cercanos, ningún interés real. La ansiedad y la soledad se manifiestan. Para estas mujeres, el beber seguido alivia el dolor.

Alcoholismo femenino en el trabajo

Aun cuando una mujer decida trabajar fuera de la casa, muchas veces se encuentra conque se le considera inferior; debe redoblar su esfuerzo sólo para probar que es tan competente como sus compañeros varones. La presión puede llegar a ser agobiante y, como en el caso del ama de casa, puede descubrir que el alcohol parece reducir el dolor y la ansiedad, que las copas para recobrar el ánimo, a las cinco de la tarde, son la mejor parte del día.

A medida que aumentan las penas y la presión, así también se incrementan las visitas al bar y la cantidad tomada durante cada visita.

Un caso especial en este sentido lo representa la mujer que sostiene la casa. Más de 9 millones de norteamericanas enfrentan esta situación. Aun cuando la mayoría lo supera, muchas encuentran insoportable la situación y buscan huir de la dura realidad a través del alcohol. Las tensiones que implica esta situación son obvias. Trabajar, mantener la casa y cuidar a los niños generalmente es tarea de dos adultos. La situación financiera se complica por el hecho de que pocas de estas mujeres tienen trabajos lo suficientemente bien remunerados como para permitirles pagar una doméstica. Con el trabajo y los quehaceres de la casa la mujer se encuentra a menudo sola; hay poco tiempo para departir en sociedad. Unos cuantos tragos reducen temporalmente las penas, ansiedad y presiones. La motivación de tomar otro trago para prolongar ese estado es casi irresistible(3).

Conclusiones

Al observar el problema que enfrentan las mujeres alcohólicas se demuestra una vez más que no hay una sola causa para el alcoholismo; probablemente, se trata de una combinación de factores. En la presente etapa de nuestros conocimientos sólo podemos decir que este desorden es debido quizá a una combinación compleja de la conformación biológica y psicológica de un individuo, que reacciona con otra combinación compleja de factores externos que precipitan la dependencia del alcohol.

Los 12 pasos para dejar el alcoholismo, según A.A. (Alcohólicos Anónimos). Cómo dejar el alcohol siguiendo estos pasos.

Consejos generales

El paso fundamental es, cada mañana, decirse ''No beberé alcohol durante las siguientes 24 horas', y cumplir este mandato.

Esta promesa a sí mismo, se debe realizar cada día.

Esto es preferible a realizar promesas (que siempre se rompen y merman las relaciones) a la familia, a personas queridas, a amigos, o organizaciones, promesas que se hacen, por lo general, en un ambiente cargado de emoción, lágrimas y solemnidad: ''Te prometo que jamás beberé", pero como es difícil que el alcohólico cumpla esta promesa, la confianza de las personas que han oído dicha promesa se va destruyendo cada vez más. Las relaciones se deterioran y finalmente el enfermo/alcohólico queda aislado.

Con la promesa de las 24 horas, la familia apoya al enfermo dándole confianza en que cumplirá la promesa que se hizo a sí mismo. Ellos solo actúan como elementos de apoyo, no como figuras cargadas de compromiso. Así, el enfermo se siente realmente apoyado, pues la responsabilidad de cumplir o no la promesa se la hace a sí mismo, y si falta a dicha promesa, la familia o amigos lo seguirán apoyando.

Si esto no basta, recurra a la alternativa de los parches o ''pellets'' para alcohólicos, que han demostrado gran eficacia; se insertan en la piel, y su costo oscila entre los 100 y 150.000 pesos chilenos. IMPORTANTE: Su uso debe ser supervisado por un médico.
Paso 1 para dejar el alcoholismo

Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol y que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.
Overcome Alcoholism
Paso 2 para dejar el alcoholismo

Llegamos al convencimiento de que un Poder Superior podría devolvernos el sano juicio.Overcome Alcoholism
Paso 3 para dejar el alcoholismoOvercome Alcoholism

Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos.
Paso 4 para dejar el alcoholismo

Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.
Paso 5 para dejar el alcoholismoOvercome Alcoholism

Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos.
Paso 6 para superar el alcoholismo

Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de todos estos defectos de carácter.
Paso 7 para dejar de ser alcoholico

Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.
Paso 8 para superar el alcoholismo

Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.
Paso 9 para superar el alcoholismo

Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.
Paso 10 para superar el alcoholismo

Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente.
Paso 11 para abandonar el alcoholismo

Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.
Paso 12 para abandonar el alcoholismo

Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar este mensaje a los alcohólicos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.


Referencia: 12 pasos para dejar el alcoholismo
© Apocatastasis.com: Literatura y Contenidos Seleccionados

La reunión abierta( twelve steps and twelve traditions search engine )

Por Henzo Lafuente.

El año 2004 tuve una experiencia hermosa y terrible: conocer a personas enfermas debido al alcohol. Fui invitado a una "reunión abierta", como las llaman, en donde se invita a gente no-alcohólica a que conozcan algo de ese mundo.
sandy b alcoholics anonymous

Esta invitación hizo que yo reafirmara mi calidad de abstemio, de la cual me siento orgulloso. Además, al compartir con personas, padres de familias, madres, jóvenes, su horrible experiencia, su valentía y voluntad al luchar día a día para no tomar ni una gota de alcohol, me di cuenta de la gran diferencia que representa para mí no tomar alcohol porque no me gusta, y para ellos, porque les hace mal.alcoholics anonymous meetings birmingham al

"No hay que tenerle miedo ni a la cuarta copa, ni a la quinta, ni a la sexta: es a la primera copa a la que hay que temerle", es una de las frases que se me quedaron grabadas después de esta experiencia.

Por primera vez en mi vida conocí, frente a frente, a un homicida. Una persona que le había quitado la vida a otra bajo la influencia del alcohol. Sentí miedo. Pero la manera en que esta persona se liberó de esta carga, contándonos a todos, esta parte de su vida, fue como una catarsis. Ahí me percaté del poder del alcohol. Puede ser agradable, pero es una arma de doble filo. Y un arma de verdad. Puede liberar lo peor de nosotros, lo más oscuro, lo más abominable, lo que nunca en nuestra vida quisimos ser: "Yo nunca me quise convencer de que también yo estaba afectada. Si lo esperaba despierta a que llegara y lo increpaba, se enojaba; si no le decía nada, también se enojaba porque decía que no me preocupaba por él". "Mi hijo se quedaba esperándome hasta las cuatro de la madrugada, o cinco. Mientras yo, su madre, andaba por las calles con mis ' amiguitas ', pisando el acelerador a fondo sin preocuparnos de las luces rojas". "-Pero fue desde aquella ocasión en que recaí en la bebida, después de haber entrado a Alcohólicos Anónimos, que supe que quería estar afuera y lo hice", "-Tuviste suerte, a mí me ha tocado enterrar a muchos compañeros que recayeron. Si recaes pensando que será una manera de ver nuevamente el infierno desde adentro de manera de tener más fuerzas para mantenerte alejado de él, te arriesgas a morir, literalmente".

Tan fuerte fue la enseñanza que estas valientes personas tuvieron la amabilidad de compartir conmigo, y yo, por mi parte, el honor de escuchar semejantes batallas y voluntades que los hacían superarse a sí mismos - no superiores a los demás, no especiales, sino simplemente con la fuerza para mantenerse sobrias las próximas venticuatro horas - fue que me comprometí a aportar en algo a esta meritoria iniciativa, que da resultados si se siguen las reglas. Este es el motivo del siguiente artículo transcrito.


Breve guía hacia Alcohólicos Anónimos: Introducción

« El alcoholismo es reconocido como un problema mayor de la salud. En los Estados Unidos es la tercera causa de mortalidad, después de las enfermedades de corazón y el cáncer, y no sólo afecta a alcohólicos, exclusivamente. Otros, son afectados por sus consecuencias, por ejemplo, en la casa, el trabajo, en la carretera, etc. El alcoholismo le cuesta a la comunidad millones de pesos cada año. Por lo tanto, si usted llega a ser alcohólico o no, el alcoholismo aún puede tener alguna incidencia en su vida.

Hemos aprendido mucho sobre cómo identificar y detener el alcoholismo, pero hasta ahora nadie ha descubierto una forma de prevenirlo. No se sabe exactamente por qué algunos bebedores se vuelven alcohólicos. Médicos y científicos en este campo no están de acuerdo en la causas o en las causas del alcoholismo. Por esta razón A.A.(Alcohólicos Anónimos) se limita a ayudar a quienes tienen problemas con la bebida, de manera que puedan dejar de beber y aprendan a vivir una vida normal y útil sin alcohol.


Qué es alcoholismo?

Como lo ve A.A., el alcoholismo es una enfermedad. Los alcohólicos no pueden controlar su manera de beber porque están enfermos en sus cuerpos y en sus mentes (o emociones), así piensa A.A. Si no dejan de beber, su alcoholismo siempre empeorará.

La Sociedad Americana de Medicina y la Asociación Médica Británica, organizaciones que agrupan a los médicos en esos países, también han conceptuado que el alcoholismo es una enfermedad.


Síntomas de alcoholismo

No todos los alcohólicos tienen los mismo síntomas pero, en diferentes etapas de su enfermedad, muchos muestran los siguentes:

* Encuentran que sólo el alcohol puede hacerlos sentir confiados y serenos frente a otra gente.
* A menudo, desean "uno más" al final de una fiesta.
* Buscan las ocasiones para beber y piensan en ellas frecuentemente.
* Se emborrachan cuando no planean hacerlo.
* Tratan de controlar su forma de beber cambiando el tipo de licor, huyendo de sitios o haciendo promesas.
* Esconder licor, mentir sobre su forma de beber, beber en el trabajo (o en el colegio).
* Beber solo.
* Tener lagunas, esto es, no recordar el día siguiente lo que dijo o hizo la noche anterior.
* Beber en las mañanas para aliviar los severos malestares, sentimientos de culpa o de miedo, dejar de comer o desnutrirse, tener cirroris del hígado, temblar violentamente o tener convulsiones cuando se deja de beber.


Qué es Alcohólicos Anónimos?

Alcohólicos Anónimos es una Comunidad mundial de hombres y mujeres que se ayudan unos a otros a permanecer sobrios. Ofrecen la misma ayuda a cualquiera que tenga problemas de bebida y quiera hacer algo al respecto. Como todos son alcohólicos, tienen una especial comprensión entre ellos. Saben cómo se siente estar enfermo y han aprendido en A.A.: cómo recuperarse de la enfermedad.

Los miembros de A.A. dicen que ellos SON alcohólicos hoy, aún cuando no hayan tomado un trago por muchos años.No dicen "estar sanados". Una vez que la persona ha perdido la habilidad para controlar la bebida, nunca más podrá volver a beber normalmente o, en otras palabras, ellos nunca serán ex-alcohólicos. Pero en A.A. se convierten en alcohólicos sobrios o alcohólicos RECUPERADOS.


Cómo ayuda Alcohólicos Anónimos al alcohólico?

Alcoholismo-Logo Alcoholicos Anonimos (Alcoholics Anonymous)A través del ejemplo y la comprensión de los alcohólicos recuperados en A.A., los nuevos miembros son estimulados a permanecer alejados del licor "un día a la vez" [por 24 horas], tal como lo hacen los miembros de A.A. en vez de jurar "nunca más" o preocuparse si estará sobrio mañana. Los miembros de Alcohólicos Anónimos se circuscriben a no tomar en este instante, hoy.

Manteniendo el alcohol alejado de sus organismos, los recién llegados contrarrestan una parte de su enfermedad y sus cuerpos tienen una oportunidad de mejorar. Pero recuerde que hay otra parte. Si quieren permanecer sobrios, necesitan mentes y emociones sanas. Entonces comienzan a aclarar sus confusos pensamientos y tristes sentimientos, siguiendo los "Doce Pasos de Alcoholicos Anónimos" para la recuperación. Estos pasos sugieren ideas y actitudes que garantizan a los alcohólicos unas felices y útiles vidas.

Para estar en contacto con otros miembros y para aprender sobre el programa de recuperación, los nuevos miembros asisten con más regularidad a las reuniones de A.A.


Qué son las reuniones de Alcohólicos Anónimos?

Alcohólicos Anónimos está formado universalmente por unos 110.000 grupos locales, en más de 160 países. Los miembros de cada grupo se reúnen, usualmente, dos o tres veces por semana, y celebran reunionen de A.A. de dos tipos principales.

1) Reuniones Abiertas: En donde los oradores comparten sus experiencias sobre cómo bebieron, cómo encontraron a A.A. y de qué manera el programa les ha ayudado en su vida. Los miembros pueden invitar a sus parientes y amigos; cualquier persona interesada en A.A. es también bienvenida.

2) Reuniones Cerradas: Éstas son para alcohólicos únicamente. Allí se debaten y estudian temas sobre A.A. y cualquier miembro que quiera, puede participar, hacer preguntas o bien compartir sus opiniones con sus compañeros. En este tipo de reuniones, el miembro de A.A. puede obtener ayuda para sus problemas personales, para permanecer sobrio en su vida cotidiana. Algunos miembros de A.A. pueden compartir su experiencia. Puesto que han manejado los mismos problemas, a menudo, utilizando los "12 Pasos de Alcoholicos Anónimos".


Quién pertenece a Alcohólicos Anónimos?

Al igual que cualquier enfermedad, el alcoholismo ataca a todo tipo de personas. por lo tanto, los hombres y mujeres en A.A. son de todas las razas y nacionalidades; todas las religiones y sin religión. Son ricos, pobres y también de término medio. Trabajan en todas las actividades como : abogados, amas de casa, profesores, choferes, camareras, miembros del clero, ejecutivos de empresas, obreros, etc.

A.A.no lleva registros de sus miembros, pero los Grupos informan cuántas personas asisten regularmente a sus reuniones. De estos informes se estima en más de un millón la totalidad de los miembros de A.A.


Tiene que "llegar al fondo" el alcohólico antes de que Alcohólicos Anónimos pueda ayudarlo?

A.A.fue iniciado en 1935 por un corredor de Bolsa y un cirujano de Ohio, quienes habían sido borrachos "desahuciados". Al comienzo, la mayoría de los miembros de A.A. eran personas que también habían estado seriamente afectados, su forma de beber los había enviado a hospitales, sanatorios o cárceles. Cuando más y más gente empenzó a oír sobre A.A, muchos alcohólicos encontraron que no tenían que esperar a llegar a estados avanzados. Se podían recuperar en A.A. antes de que su salud estuviera seriamente deteriorada; y cuando todavía conservaban sus empleos y familias.


Hay gente joven en Alcohólicos Anónimos?

La experiencia recopilada hasta hoy nos muestra cómo algunos adolescentes alcohólicos encontraron a A.A. y el gran cambio que les significó para ellos al recuperar la felicidad al estar sobrios y también al tomar parte en las actividades de A.A. Una gran parte de ellos aprecian mucho haber evitado transitar toda la llamada "carrera alcohólica".


Quién maneja Alcohólicos Anónimos?

A.A. no tiene un gobierno. Cada grupo es libre de desarrollar sus propias modalidades y formas de realizar reuniones, siempre y cuando no perjudique a otros grupos o a A.A. como un todo. Los miembros eligen un Coordinador, un Secretario y otros servidores del grupo. Estos servidores de confianza no dan órdenes: su deber es velar por el buen funcionamiento del grupo y que las reuniones sean agradables para el resto. En la mayoría de los grupos, nuevos servidores son elegidos dos veces por año. Pero los grupos no son excluidos del resto de A.A. y de la misma forma en la que miembros de A.A. se ayudan entre sí, ellos también los hacen. He aquí tres maneras usadas para intercambiar ayuda:

1. Grupos en la misma ciudad establecen una Oficina Central y Oficina de "Intergrupos".
2. Grupos de todo el país comparten sus experiencias escribiendo a la Oficina de Servicio General de A.A. en su ciudad.
3. Grupos de todo el mundo se contactan con la General Service Office de Alcoholicos Anónimos en Nueva York, inscribiéndose en el Directorio Mundial.


Cuánto cuesta pertenecer a Alcohólicos Anónimos?

Los recién llegados no pagan cuota de admisión por hacerse miembros de un grupo. Los miembros, además, no pagan honorarios de ningún tipo.

Pero el dinero es necesario para algunos de los propósitos de Alcohólicos Anónimos como puede ser: alquiler del local de reuniones, compra de café y refrescos, compra de libros, folletos, el Boletín y la revista de A.A. Por lo tanto, los miembros contribuyen voluntariamente si lo desean. Los grupos también contribuyen con dinero para mantener las Oficinas Centrales, la Oficina de Servicio General y todas las actividades de Alcohólicos Anónimos.

Alcohólicos Anónimos no cobra por la ayuda que sus miembros prestan a otros alcohólicos, ni ellos reciben nunca pago alguno.Su retribución es algo mucho mayor que lo que representa el valor del dinero, es su propia recuperación. Pues los miembros de A.A. han descubierto que, ayudar a otros alcohólicos es la mejor forma de asegurar su propia sobriedad.


Qué pueden hacer las familias de los alcohólicos?

A.A. está dirigido solamente a alcohólicos, pero otras comunidades pueden ayudar a sus allegados. Una es, los Gruupos de Familia Al-Anon y la otra Alateen, para adolescentes que tienen familiares alcohólicos.


Qué NO hace o NO es Alcohólicos Anónimos?

1. No hace campañas para convencer a los alcohólicos que se unan a A.A. Esta entidad esta dirigida únicamente para aquellos alcohólicos que quieren dejar de beber.
2. No vigila a sus miembros para ver si han bebido. Ayuda a los alcohólicos a ayudarse a ellos mismos.
3. No es una organización religiosa. Todos los miembros son libres para decidir sobre sus propias ideas acerca del significado de la vida y la religión.
4. No es una organización médica. No proporciona medicinas ni consultas psiquiátricas.
5. No maneja ningún hospital, pabellón u otra organización. Alcohólicos Anónimos coopera con organizaciones que trabajan en el campo del alcoholismo. Algunos miembros trabajan en esas organizaciones, pero a título personal, no como representantes de A.A.
6. No acepta dinero de fuentes externas de A.A. ni privadas ni gubernamentales.
7. No ofrece ningún servicio social. No provee vivienda, alimento, vestido, trabajo o dinero. Ayuda a los alcohólicos a permanecer sobrios de manera que ellos mismos puedan cubrir sus propias necesidades.
8. Alcohólicos Anónimos practica el principio de "Anónimos" que aparece en su nombre. No desea dar a conocer los nombres de sus miembros en televisión, cine, radio, periódicos o cualquier medio de comunicación. Los miembros de A.A no divulgan los nombres de otros miembros a personas no alcohólicas. Los miembros no se avergüenzan de pertenecer a A.A., sólo les anima el deseo de lograr que más alcohólicos lleguen a A.A. en busca de ayuda. No desean ser héroes o heroínas; simplemente lo hacen para conservar su propia sobriedad.


Cómo puede usted saber más sobre Alcohólicos Anónimos?

1. Si no encuentra Alcohólicos Anónimos en la Guía Telefónica, llame al teléfono (562) 777 10 10 de Santiago de Chile; o bien escriba a las Oficinas Generales de Alcohólicos Anónimos. Bellavista 0330 o Casilla 180, Centro de Casillas, Santiago- Chile.
2. Puede adquirir otros folletos y libros de Alcohólicos Anónimos en su localidad o solicitarlos directamente a la Oficina de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos (en la dirección anterior). Actualmente tenemos disponible la siguiente bibliografía:

Libros sobre Alcoholicos Anónimos

* Alcohólicos Anónimos
* Doce pasos y doce tradiciones
* Alcoholicos Anónimos llega a su mayoría de edad.
* Viviendo sobrio
* Llegamos a creer
* Doce conceptos del Servicio Mundial.
* Manual de Servicio de A.A.
* El lenguaje del Corazón

Folletos y plegables

* Esto es A.A.
* 44 preguntas
* A.A. por Jack Alexander
* Carta a una mujer alcohólica
* A.A. y la profesión médica.
* Un ministro religioso pregunta
* El miembro de A.A. y el abuso de la drogas.
* A.A. en centros de tratamiento.
* A.A.en prisiones(nueva edición)
* El empleado alcohólico.
* El marido alcohólico.
* Tres charlas a sociedades médicas.
* El grupo de A.A.
* Preguntas y respuestas sobre patrocinio.
* ¿Cómo comienza Alcohólicos Anónimos y cómo crece?
* ¿Cómo se desarrolla la tradición de Alcoholicos Anónimos?
* Hablando en reuniones de no Alcoholicos Anónimos.
* ¿Es Alcohólicos Anónimos para usted?
* Cómo trabaja el programa.
* Cómo cooperan los miembros de Alcoholicos Anónimos con otros refuerzos de la comunidad.
* Las tradiciones ilustradas
* Lo mejor de Bill
* Lo que le sucedió a José.
* Alcoholicos Anónimos en su comunidad

Publicaciones períodicas

* Boletín "24 horas"
* Boletín quincenal
* Directorio de grupos en Chile


Alcohólicos Anónimos en Chile

Oficina de Servicios Generales

* Bellavista 0330, Providencia, Santiago, Chile
* Teléfono: 562-7771010 (desde fuera de Chile)
* (Desde regiones de Chile) 02-7771010
* (En Santiago) 7771010
* Fax: 56-2-7779013
* E-mail: aasantiago@tie.cl
* Sitio Web Alcohólicos Anónimos Chile
* Sitio web Alcohólicos Anónimos