Frecuentemente escuchamos a algunos padres que piensan que otros jóvenes pueden caer en el alcoholismo, pero nunca se han puesto a pensar que sus hijos también pueden caer en el vicio del alcohol.
 
Muchos se resisten aceptar esta triste realidad, una cosa si es cierta, ya sea su hijo o hija es un vicio común tanto en los jóvenes como adolescentes, claro está, no deja de ser una droga sumamente peligrosa.
 
Por ejemplo, los jóvenes y adolescentes que toman están más expuestos a tener un accidente de carro, tener una pelea, tener sexo sin protección y experimentar problemas en la escuela.
 
En ocasiones son sus propios amigos quienes los incitan a tomar este vicio. Es ahí donde ejerce una influencia la presencia y preocupación de los padres de familias, por lo que más pronto se hable del tema con ellos mucho mejor serán los resultados.
 
No es fácil para los padres abordar esta conversación con sus hijos, y piensan. ¿Qué debo decir?, ¿Cómo iniciar la conversación? Estas son una de las tantas preguntas que se hacen los padres cuando se encuentran frente a este tipo de situación, por ello hemos seleccionado alguna sugerencias al respecto, para que les resulte más fácil comenzar sta conversación.

Sugerencias para establecer un diálogo con sus hijos
 
Ante todo es muy importante conversar con ellos para conocer que piensan del alcohol y que conocen sobre el tema.
 
Darles su punto de vista, ya que si los padres permanecen callados sus hijos piensan que ustedes aceptan este tipo de vicio.
 
Enfatizar en los riesgos que se corre al verse rodeados de “amigos” que sólo los incitan a tomar para “disfrutar” de su compañía.
 
Es importante escuchar a sus hijos, preguntarles si saben cuales son los efectos que el alcohol trae a sus vidas, si no les responden ustedes como padres están en el deber de darle las explicaciones que sean necesarias para tratar de convencerlos de lo tan grave que es tener este vicio.
 
Hacerles saber que tanto la cerveza, como el vino y todas las bebidas preparadas, pueden llevarlos a la adición.
 
No deben caer en el error de algunos padres que piensan que animándolos a tomar sus hijos van a tener más acercamiento con ellos, con el objetivo de que no los vean como el papa autoritario, sino como el amigo, ¡eso no es bueno!
 
Sus hijos deben acercarse a ustedes sin tener que permitirle las cosas que los pueden dañar en el futuro de sus vidas, lo que más lo une a ellos es una buena guía y el amor que sean capaces de trasmitirles, dialogar, escucharlos y ayudarlos a tomar las mejores decisiones que los lleven a vivir una mejor vida 

Los padres que son capaces de educar a sus hijos respecto a este tema, probablemente  los aman tanto como los que lo toman sin mucho cuidado, pero no están conscientes que el alcoholismo en adolescentes se desarrolla más rápido que en los adultos, inclusive pueden caer en el vicio con menor cantidad de alcohol que los adultos.

Para que un adulto se convierta en alcohólico, puede tomar 10 anos, en cambio un adolescente, puede convertirse en alcohólico en solo10 meses, esto es debido a sus niveles hormonales, su metabolismo
y estatura. 

Los padres de familia deben estar muy atentos a sus hijos dialogar, y compartir con ellos con el fin de evitar que puedan caer en este tipo de vicio del cual tal vez nunca puedan salir.